Los mundos de Torrente Ballester




Carmen BECERRA y
Miguel FERNÁNDEZ CID (eds.)

Los mundos de
Gonzalo Torrente Ballester

Santiago de Compostela,
Fundación Gonzalo Torrente Ballester, 2010.






Es una obra de lujo, en dos volúmenes, de tapa dura y cientos de ilustraciones en páginas interiores, junto a un disco compacto de amplio contenido documental sobre la vida y obra de Gonzalo Torrente Ballester, cuyos guionistas son Daniel Superviola y Luis Felipe Torrente. Evocaciones, aproximaciones, geografía y biografía, interpretaciones de su obra y bibliografía: son los grandes bloques que componen esta obra magna, en la que colaboran numerosos especialistas, coordinados por Carmen Becerra y Miguel Fernández Cid. 
Los mundos de Gonzalo Torrente Ballester cubre al completo la vida y la obra del escritor ferrolano, intervenidas desde los aspectos más reveladores y detallados: música, cervantismo, ficción, novela, teatro, arte, crítica literaria, historia de la literatura, juicios de escritores, y un largo etcétera, a lo largo de dos tomos de unas 250 páginas cada uno, repletos de excelentes ilustraciones en color y en blanco y negro. 
Ha de subrayarse en este punto la labor fundamental llevada a cabo por Carmen Becerra, directora cultural de la Fundación Gonzalo Torrente Ballester, y especialista de referencia en la obra de este escritor, en la que lleva trabajando desde hace décadas. Fundadora y directora de la única revista de investigación actualmente dedicada a Torrente, La Tabla Redonda. Anuario de Estudios Torrentinos, Carmen Becerra dirige en Editorial Academia del Hispanismo la Biblioteca Gonzalo Torrente Ballester, que ha publicado hasta el momento seis volúmenes monográficos. 
Sobre las tesis de Torrente acerca del Quijote se ha escrito mucho, y no por casualidad este libro se hace eco de tales contenidos críticos sobre Cervantes. La idea de que la locura de don Quijote es fingida, de que se trata de una invención de Alonso Quijano, idea genuina de Torrente, por más que puedan insinuarse algunas premoniciones con anterioridad, es —a mi modo de ver— de lo más convincente. Sin embargo, no ha gozado de la simpatía de los cervantinas en general, que prefieren a un don Quijote verdaderamente chiflado (como el de Avellaneda). Torrente, en este punto, vio mucho más que casi todos, y apuntó, sin complejos, a la figura de un don Quijote cínico, que juega con todos los personajes que le rodean, y se toma licencias que, al fin y al cabo, resultan de muy dudosa aprobación. Es la idea del Quijote como juego. Y del arte, también, como un juego deliberadamente crítico, contra la sociedad, la historia y la política. “El Quijote —escribe Torrente— es la historia de un juego que se escribe jugando”. Pero como bien advierte nuestro autor gallego, el sentido crítico de la obra cervantina, no se agota en su dimensión lúdica. El juego no es algo gratuito. Nunca en Cervantes. 
Gonzalo Torrente Ballester, heterodoxo, desmitificador, eclipsado en múltiples momentos de su vida por circunstancias diversas (económicas, políticas, académicas, ideológicas, culturales…), recupera en este libro lo mejor de sus tesoros literarios y documentales. Mi enhorabuena a sus artífices y editores.

Jesús G. Maestro


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...