No elegimos el lugar donde nacemos

No elegimos el lugar donde nacemos. Por tanto, convertir un estúpido capricho geográfico en motivo de orgullo y superioridad supone retornar a los principios de linaje y nobleza de siglos poco amables; implica restaurar la tristeza de no reconocer en los demás la humanidad que compartimos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...