Si la Razón es Dios...


Martín Lutero

¿Puede pensarse que sobre esta idea 
—o contra ella— 
Cervantes escribe el Quijote?








Puede pensarse que si la Razón es Dios, si la Razón es la razón teológica, si la razón es la razón de quienes ganaron en Trento, lo mejor sería volverse loco cuanto antes. Puede pensarse que sobre esta idea Cervantes escribe el Quijote. Pero esto es algo que puede pensarse hoy, o en todo caso en un mundo posterior al Romanticismo europeo. No es, sin embargo, algo que pudiera pensarse a comienzos del siglo XVII. ¿Por qué? Porque el hecho innegable de que el Quijote expresa ante todo el triunfo de la razón antropológica sobre la razón teológica no autoriza a nadie a afirmar que la razón teológica que se impone en Trento (1545-1563) resultara entonces, frente al Protestantismo y frente al Islam, un racionalismo retrógrado. Todo lo contrario: los teólogos tridentinos eran más racionalistas que los protestantes, quienes reducen la religión a un sentimiento personal y subjetivo, libérrimo y anómico, y muchísimo más racionalistas que los imanes islámicos, los cuales, desde el siglo XII, con la condena explícita del averroísmo, habían renunciado definitivamente al uso de la razón para codificar cualesquiera cuestiones religiosas e incluso antropológicas. Francisco Suárez (1548-1617), como Francisco de Vitoria (1483-1546), era infinitamente más racionalista y más progresista que Erasmo de Rotterdam (1469-1536) y que Martín Lutero (1483-1546) juntos. El primero, como el segundo, era un teólogo escolástico, el tercero un filólogo muchísimo cuiado con los filólogos: creen que la realidad está hecha de palabras, y el cuarto y último un místico. 


Jesús G. Maestro 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...