El mito de la intimidad

La intimidad está llena de limitaciones y de extravíos. No hay nada más limitado, extraviado y finito que la propia intimidad. Sin relaciones exteriores, la intimidad humana es el terreno preferido por los impotentes para perderse y recrearse en su perdición, incluso exhibiéndola, con el pretexto, con frecuencia extraordinariamente bobo, de hacer de su vida espiritual una obra de arte, en unos casos, o una virtuosa y religiosa penitencia, en otros. La vida espiritual es una ficción. Quien vive una vida espiritual vive una vida de ficción. Y con frecuencia absolutamente a solas.

Jesús G. Maestro

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...