La Ciencia de Ortega



José Ortega (1883-1955)
Según Gustavo Bueno (2001b), Ortega tiene una concepción cogenérica de la Ciencia[1], de modo que considera que la Ciencia es una forma específica más en el conjunto de especies que constituirían el género de la vida espiritual y cultural humana. Tal es la idea de Ciencia que sostiene, en términos extraordinariamente ideales y teoreticistas, la concepción culturalista del raciovitalismo orteguiano. Desde esta perspectiva idealista, Ortega llega a interpretar la Ciencia como una “forma” de Cultura. Es la suya una idea de Ciencia contraria al positivismo y empirismo decimonónicos, y reaccionaria ante concepciones descriptivistas. Hay en esta actitud de Ortega una dimensión profundamente espiritualista, de tradición indudablemente alemana, idealista y simbólica, desde la que se concibe el Espíritu como una suerte de forma incorpórea operatoria, con capacidad de acción, intervención y consciencia. No hay que olvidar que Ortega era, al fin y al cabo, catedrático de Metafísica en una época en la que las ciencias no habían logrado todavía el grado de  heterogeneidad, pluralidad y diversidad que hoy día tienen. Piénsese que para Ortega la especialización científica —que hoy ha alcanzado un grandísimo desarrollo en cada campo categorial— significaba una auténtica aberración, próxima incluso a la “barbarie”: las ciencias debían conservar una homogeneidad cogenérica sobre sus diversidades específicas, es decir, debían discurrir siempre en coherencia genérica con las diferentes formas de vida humana y cultural[2].
Por su parte, la Teoría del Cierre Categorial sostiene una concepción no genérica, sino específica, de las ciencias, desde el momento en que cada ciencia constituye una categoría especial, constituida por un campo de investigación delimitado como propio, frente al de otras ciencias, y constituyente asimismo de una parcela específica de la realidad de la que las mismas ciencias brotan como tecnologías sofisticadas.
En su Teoría de la Ciencia, el Materialismo Filosófico se sitúa francamente en los antípodas de este idealismo, al considerar que el centro de gravedad de la Idea de Ciencia se basa en la identidad sintética, es decir, en la verdad científica de cada ciencia categorial específica. Para el Materialismo Filosófico, la Ciencia no es esencialmente una forma de conocimiento, sino una construcción del Mundo Interpretado (Mi), una construcción a la que, indudablemente, es inherente —y necesario— un conocimiento, el cual no funcionará como un fin en sí mismo, sino en todo caso como un medio de construcción de unas realidades —y de destrucción de otras—, un medio de acción pragmática y de operatoriedad gnoseológica.
Jesús G. Maestro 



Glosario




Bibliografía

  • Véase la sección correspondiente AQUÍ.




[1] Siguiendo a Bueno (Maestro,2009), entendemos por cogenérico lo dado en todas las especies de un mismo género [Eg]. En este contexto de la teoría holótica, lo transgenérico apela a las especies presentes en dos o más géneros [Gx, Gy, Gz…], y lo subgenérico designa los rasgos distintivos o específicos de una especie [E1] en su género.

[2] Como advierte Bueno (2001b), “quien se sitúa desde la perspectiva del Materialismo Filosófico advertirá que estas interpretaciones de Ortega no rebasan el horizonte de lo que hoy llamaríamos sociología de la ciencia [...]. La perspectiva cogenérica (genérica) de Ortega pone en el mismo plano tanto la actuación de las motivaciones que impulsan a la ciencia a circunscribirse en sus «órbitas», como a las que impulsan las tendencias soberanistas e imperialistas de las artes, o de los Estados, a mantenerse en su particularismo o a reabsorber, en sus respectivas esferas, a las demás. Dicho de otro modo, la perspectiva cogenérica impide de hecho advertir los mecanismos efectivos de cierre, en virtud de los cuales las ciencias se circunscriben a sus categorías, confundiendo esos mecanismos de cierre con los mecanismos partidistas, soberanistas o imperialistas de otras formaciones culturales (incluida la ciencia en lo que tenga de formación cultural)”. La Teoría del Cierre Categorial, como Teoría de la Ciencia constituida desde el Materialismo Filosófico, concibe las ciencias como realidades específicas, o subgenéricas, y nunca como realidades genéricas, o cogenéricas. Como señala Bueno (2001b), la ciencia sería para Ortega una “especificación cogenérica de la vida espiritual humana”.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...