El famoso e intimidatorio Volksgeist

Gustavo Bueno y El mito de la cultura.
Una obra clave del pensamiento contemporáneo

Como es bien sabido, Giambattista Vico, en su Scienza Nuova (1725), se adentró igualmente en la misma idea al hablar de “la naturaleza común de los pueblos”. Por su parte, Herder, en Ideas sobre la filosofía de la historia de la humanidad (1784), es artífice de la concepción metafísica de la cultura como idea objetiva o sustantiva. La historia es, por esencia, supraindividual, supraobjetiva. Herder se sirve de una metáfora geométrica para designar la “autonomía o identidad de las culturas propias”, con la pretensión de convertir esa metáfora en un concepto científico. En Los caracteres de la edad contemporánea (1806), Fichte expone su filosofía de la historia y su idea de cultura. Para Fichte la cultura es el todo, el Yo. Como explica Bueno, se trata, en un primer momento, de una cultura subjetiva, egoiforme, que hace del hombre civilizado un ser distinto del salvaje, del bárbaro. Pero esta subjetividad aparece inserta, en un segundo momento, en un envolvente objetivo, es decir, la cultura objetiva, dada como material definido y propio para ser asimilado. Esta cultura objetiva es, para Fichte, la cultura europea, y, para Herder, la cultura universal. Fichte, como más radicalmente hará Hegel inmediatamente después, considera que la “cultura europea” es un conjunto de contenidos históricamente determinados, constitutivos de los seres humanos, susceptible de interpretarse y manipularse como cultura envolvente y organizadora de generaciones sucesivas. Así, el Estado es la organización que los individuos constituyen para llevar a cabo la finalidad de la especie. La cultura es una de estas finalidades. Hegel desarrolla la idea metafísica de cultura en su sistema de pensamiento. Para Hegel, la cultura subjetiva es posible en el contexto del Espíritu Objetivo (el Estado, la familia...). Lo universal se destaca, se objetiva, se hace consciente, en el Estado. De este modo, es posible hablar de la cultura de una nación, que se haya codificada en la realidad concreta que es el Estado, el espíritu de un pueblo, el famoso e intimidatorio Volksgeist.

Jesús G. Maestro


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...