Relativismo y dogmatismo




El combate analítico que la lógica de la interrogación impone es el armamento de la guerra contra el relativismo (demagogia) y el dogmatismo (tiranía), la defensa del individuo contra la identidad y el fanatismo. Por ello, la filosofía se enfrenta al Estado como maquinaria moderna de monopolio de la construcción de conciencias, de la construcción de masas. La filosofía sería política contra la política, contra la inercia de la masa. De ahí que a más masa (mass media) y a más tecnología, más necesidad de filosofía, más necesidad de guerra contra la demagogia, más necesidad de individuo (pues la masa no puede ser filósofa) siempre que se pretendan tener armas defensivas contra el poder tendencialmente omnímodo del Estado.


José Sánchez Tortosa,
El Catoblepas, 86, 2009 (12).


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...