El Mito de la Identidad en la posmodernidad

Respuestas a cuestiones y preguntas

  • Quería pedirle una mayor explicación, quizás una cita más amplia, sobre esta afirmación suya: "La Idea de Identidad es un monstruo metafísico preservado por la filología posmoderna". Necesitaría saber qué se entiende por Identidad en la cita que se propone (J.M.C., 25.07.2015).


La presente pregunta está relacionada con el MOOC (Curso Masivo y Abierto en Internet) impartido por Jesús G. Maestro desde la Universidad de Vigo, curso que cualquier persona puede seguir con solo registrarse en este enlace (pulse aquí), y cuyo vídeo de presentación es este:



Vídeo de presentación del MOOC 
La Filosofía de los Poetas



Respuesta


Para facilitar la comprensión de este ejercicio de MOOC, y en concreto de la afirmación antemencionada (La Idea de Identidad es un monstruo metafísico preservado por la filología posmoderna), se ha subido en pdf un texto disponible en la sección correspondiente del MOOC, y al que puede accederse pulsando AQUÍ. Para verlo es necesario registrarse en el MOOC (pulse aquí). Se trata del capítulo titulado "Idea de Identidad en la posmodernidad", perteneciente al libro siguiente:
La lectura ese artículo, de unas 10 páginas, puede ayudar a comprender lo que se está afirmando cuando se dice que La Idea de Identidad es un monstruo metafísico preservado por la filología posmoderna. ¿Por qué se afirma esto?
1) Porque la Idea de Identidad que maneja la posmodernidad es una idea acrítica, ideológica y sofista, pero no filosófica: la identidad remite al grupo, al gremio, al colectivo constituido por seres humanos que pierden personalidad en la medida en que adquieren esa identidad gremial. El Yo individual se disuelve y desvanece en la medida en que se integra en un Nosotros imperativo y programático. Los gremios se definen por una identidad, con frecuencia espectacular, exhibicionista y autista, que desintegra la personalidad de los individuos que lo integran (paronomasia intencionada).
2) Porque se constituye de este modo un "monstruo metafísico", es decir, una realidad inexistente en realidad, y cuya estructura operatoria es completamente idealista y ficticia, personalizada y antropomorfa, como si ese gremio fuera una persona concreta: como si fuera, exactamente, un Dios, una divinidad. Esta Idea de Identidad está en la base de los grandes relatos de la posmodernidad, posmodernidad que precisamente dice haber destruido todos los grandes relatos. ¿Acaso no son grandes relatos todos los movimientos, de configuración épica y grandeza moral, sobre la libertad de la mujer, los derechos de los homosexuales, la emancipación de las minorías oprimidas, las diferencias específicas que se atribuyen los movimientos nacionalistas y secesionistas de la España actual, etc.? Discutir esa Idea de Identidad equivale a atentar contra los derechos fundamentales del ser humano. Es equivalente a atentar, discutir o maldecir, al Dios teológico en tiempos del Concilio de Trento. Es incurrir en herejía. La Inquisición posmoderna dispone de tribunales propios. ¿No funcionan acaso las redes sociales como tribunales populares de corrección e intimidación pública? ¿No son acaso el gran hermano de la opinión pública?
3) Y porque la Filología, en lugar de criticar el uso ideológico (y patológico) del lenguaje, lo preserva, justificándolo incluso desde pretensiones que resultan pseudocientíficas. Porque la Identidad de los grupos, colectivos y gremios humanos es ficticia, desde el momento en que los gremios posmodernos hacen un uso sofista de la Idea de Clase social construida por el marxismo. La filosofía marxista organiza las sociedades humanas en clases sociales, determinadas por el uso y consumo de los medios de producción. Y distingue de este modo entre burguesía y proletariado. La burguesía, con el apoyo del Estado, domina y controla los medios de producción, y el proletariado es un objeto o instrumento de la burguesía y del Estado. La posmodernidad ha desplazado a la burguesía, y al proletariado, como sujetos de clases sociales propias y específicas, y ha convertido en sujeto de "clases sociales" nuevas, específicas y propias, a nuevas configuraciones sociales: la mujer, el homosexual, el indígena, etc. Pero al hacerlo incurre en un error fundamental: el marxismo determinaba la Identidad de la clase social en que todos los miembros de esa clase estaban determinados por los mismos intereses, es decir, por la misma Identidad de intereses: el control de los medios de producción. La realidad es que no todas las mujeres, no todos los homosexuales, no todos los indígenas, no todos los habitantes del mismo pueblo, etc., tienen los mismos intereses. Porque entre las mujeres una reina de un Estado no tiene los mismos intereses que una señora de la limpieza o que una cajera de supermercado. Y una reina es tan mujer como una señora de la limpieza y como una cajera de supermercado: pero sus intereses son muy diferentes. La identidad de los gremios posmodernos, es decir, la imposición de una idea de identidad idealista y falsa, oculta, eclipsa, niega, deliberadamente, realidades decisivas que entrañan diferencias fundamentales. Esta negación de diferencias fundamentales equivale a una negación de las dialécticas esenciales que determinan la vida de los seres humanos. Hablar de la Mujer como de un Universal, como de una clase social, o como de un grupo definido por su identidad de Mujer, equivale a renunciar a denunciar las verdaderas desigualdades que existen no ya entre hombres y mujeres, sino entre mujeres ricas y mujeres pobres, por ejemplo.
Por todas estas razones, la Filología posmoderna, en lugar de criticar filológicamente la realidad de lo que oculta y eclipsa el lenguaje, preserva, incluso patológicamente, y por supuesto acríticamente, la realidad que de hecho debería denunciar, criticar y desmitificar. Y no lo hace.
Así es como la Filología de la posmodernidad (valga el oxímoron) traiciona la interpretación de la realidad a la que debería servir científicamente, prostituye la ciencia poniéndola a los pies de los caballos de las ideologías, y preserva ese gigantesco monstruo metafísico que es la fraudulenta idea posmoderna de Identidad.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...