Filología, impura inocencia



La Filología ha sido y es cómplice y responsable —no solo desde el oscurantista Heidegger[1]— de múltiples aberraciones lingüísticas y pseudocientíficas. La Idea misma de Identidad es un monstruo metafísico preservado por la filología posmoderna.


Jesús G. Maestro, Gnoseología de la Literatura, 2015.




[1] Para que no haya dudas, ni medias tintas, subrayo que uso aquí el término oscurantista, aplicado a Heidegger —y sus escritos todos— según la segunda acepción del DRAE en su 23.ª ed. (octubre de 2014), es decir, como defensor de “ideas o actitudes irracionales o retrógradas”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...