La guerra y la ciencia

Las guerras no las ganan las ideologías, sino las ciencias

No ha de olvidarse, además, que en esta etapa, las condiciones o contextos de descubrimiento científico están envueltas por cuatro acontecimientos históricos sumamente violentos y trágicos: la I y II Guerras Mundiales y las Revoluciones Bolchevique y Nazi en Rusia y Alemania, respectivamente. Estos hechos demostraron algo que hoy sabemos de sobra, pero que en su momento resultó una originalidad —si cabe hablar en tales términos— respecto a la experiencia bélica y política, porque nunca como entonces las Ciencias estuvieron al servicio de la guerra y, por supuesto, resultaron determinantes en la victoria. La siniestra prosperidad de la Alemania Nazi se basó en la industrialización y en el ejército, más precisamente, en una industria retroalimentada desde la violencia de un ejército con una tecnología científica sin precedentes hasta ese momento histórico. Las guerras no las ganan las ideologías, sino las ciencias, lo que equivale a decir, en el contexto de los conflictos nacionalistas del siglo XX, que los debates y referentes que pueden verse alentados o generados desde el ámbito de las ciencias humanas o sociales (mito de la cultura, bioideologías, Volksgeist, raza, inconsciente, nación, clase social…) solo pueden resolverse o determinarse objetivamente en el terreno de los hechos que son consecuencia de las denominadas “ciencias naturales” o metodologías α-operatorias.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...