La literatura como provocación de la religión

Sobre el poemario Teresa, de Unamuno

¿Por qué y para qué es todo nada?
Unamuno, Teresa (Rima 7, v. 15).


Miguel de Unamuno
1. Si el martirio puede considerarse como la única forma de suicidio autorizada por las religiones, no es menos cierto que la guerra es una de las formas de homicidio legalizada por las democracias. Teresa, un libro de rimas y poemas publicado por Unamuno en 1924[1], está atribuido a un suicida: el poeta Rafael, un alter-ego, casi un heterónimo, del autor. Salvo en las ediciones de las obras completas de Afrodisio-Aguado[2] y Escelicer[3], por Manuel García Blanco, y en Alianza, por Ana Suárez Miramón[4], nunca ha vuelto a ser editado. Es uno de esos libros respecto a los cuales la crítica, clásica o posmoderna, canónica o revolucionaria, machista o feminista, nunca ha prestado demasiada atención, más allá de decir que se trata de un librito de poemas que imita el estilo becqueriano y pseudoromántico[5]. La crítica literaria, como casi todo lo que se hace para un público, espectador o consumista, tiende a rendir culto a la moda, y por consiguiente imita más que crea. Ni siquiera los estudiosos de la lírica como discurso dialéctico, pragmático o dialógico[6], se han fijado en esta obra como fuente prodigiosa de posibilidades expresivas e interpretativas[7].





Notas

[1] Cfr. Teresa. Rimas de un poeta desconocido presentadas y presentado por Miguel de Unamuno, Madrid, Renacimiento, 1924.

[2] Cfr. Teresa. Rimas de un poeta desconocido presentadas y presentado por Miguel de Unamuno, en M. García Blanco (ed.), Obras completas, Madrid, Afrodisio-Aguado, 1958, XIV (253-466).

[3] Cfr. Teresa. Rimas de un poeta desconocidopresentadas y presentado por Miguel de Unamuno, en M. García Blanco (ed.), Obras completas, Madrid, Escelicer, 1969, VI (551-669).

[4] Cfr. Teresa. Rimas de un poeta desconocido presentadas y presentado por Miguel de Unamuno, en A. Suárez Miramón (ed.), Poesía completa, Madrid, Alianza Editorial, 1987, II (101-250).

[5] Cfr. E. Alarcos Llorach, “Variantes a una poesía de Unamuno” [1952], Ensayos y estudios literarios, Madrid, Júcar, 1976 (119-126); A. Van Beysterueldt, “Algunas notas sobre el sentimiento del amor en Unamuno”,Punta Europa, 50 1960 (78-90); A. Esclasans, “Teresa, 1924”, Miguel de Unamuno, Buenos Aires, Editorial Juventud, 1952 (182-188); A.R. Fernández, “Teresa”, Unamuno en su espejo, Valencia, Editorial Bello, 1976 (180-186); M. García Blanco, “Nota a ‘Variantes de una poesía de Unamuno’”, Archivum, 3, 1953 (233-235); M. García Blanco “Notas de estética unamuniana. (A propósito de su libro de rimas Teresa(1924)”, Revista de Ideas Estéticas, 49, 1955 (3-26); G.J. Godoy, “Bécquer en Unamuno”, Duquesne Hispanic Review, 9, 1970 (106-133); E. González López, “La poesía de Unamuno: el relato poético Teresa”, La Torre, 66, 1969 (84-89); R. Gullón, “Teresa, novela de amor”, Autobiografías de Unamuno, Madrid, Gredos, 1864 (218-245); L.G. Manegat, “De nuestro cercado. Miguel de Unamuno”, El Noticiero Universal, Barcelona, 11 de setiembre de 1924; J. Marías, Miguel de Unamuno [1943], Madrid, Espasa-Calpe, 1980; R.L. Nicholas, “Teresa”, Unamuno, narrador, Madrid, Castalia, 1987 (88-93); M. De Semprún Donahue, “El amor como tema de la eternidad en las rimas de Teresa de Unamuno”, Cuadernos de la Cátedra Miguel de Unamuno, 22, 1972 (23-32).

[6] Sorprende que en su afán y exhaustividad dialógicos sobre la obra de Unamuno Iris Zavala no haga ninguna alusión a este poemario en su trabajo Unamuno y el pensamiento dialógico. Miguel de Unamuno y Mijail Bajtin, Barcelona, Anthropos, 1991.

[7] Vid. los valiosos trabajos de I. Mizrahi, La poética dialógica de Bécquer, Amsterdam · Atlanta, Rodopi, 1988; P. Ballart, El contorn del poema, Barcelona, Quaderns Crema, 1998; J.M. Trabado Cabado, La lectura lírica. Asedios pragmáticos a textos poéticos, Universidad de León, 2002.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...