El autor como intérprete de su propia obra

Respuesta a una pregunta


En relación con este vídeo, una persona me pregunta esto (lo mejor viene hacia el final, desde una aparente y aburrida inocencia...):




¿Qué es y cómo funciona el Materialismo Filosófico
como Teoría de la Literatura?




Pregunta

«Quería aprovechar la ocasión para preguntarle cómo se aborda el hecho de que un autor literario comente su obra. ¿Es competente para hacerlo? ¿Habla un lector más? Gracias.»

Respuesta

El autor, en tanto que comentarista de su propia obra, es perfectamente competente para hacerlo. De todos modos, siempre lo hará como intérprete o transductor de ella.
Ahora bien, cuando un autor interpreta lo que él mismo ha escrito, hay que plantearse si se interpreta a sí mismo (el autor de la obra), o si interpreta la obra (el texto de la obra). Porque son dos cosas distintas.
Por otro lado, el autor, se interprete a sí mismo, o a su propia obra, o a sus propios lectores, o a sus propios intérpretes (un autor puede valorar las lecturas y las críticas que otros lectores o intérpretes hacen de su obra), siempre lo hará en tanto que un intérprete más.
Téngase en cuenta lo siguiente. Yo puedo interpretar el funcionamiento de mi corazón o de mis riñones. Pero el hecho de que sea mi corazón o mi riñón no me acredita como el mejor intérprete de su funcionamiento: a menos que yo sepa Medicina.
Quiero decir que el autor podrá decir de sí mismo, o de su propia obra, lo que le dé la real gana: otra cosa es que lo que diga tenga sentido, sirva para algo, o no sirva para nada.
Habitualmente, los autores, creadores, escritores, poetas, etc., cuando hablan de sí mismos, no dicen más que tonterías.
Igual que si alguien que no sabe de Medicina habla del funcionamiento de su propio hígado. Un fanático dirá que nadie mejor que el propio dueño conoce el funcionamiento de su propio hígado.
Es el fundamento de los nacionalismos, de los feminismos, y del animalismo: nadie mejor que un gijonés conoce Gijón, nadie mejor que su propio dueño conoce a su mascota, etc... De este modo, solo las mujeres pueden comprender a las mujeres, solo los vigueses pueden comprender a los vigueses, solo los locos pueden comprender el Quijote, etc... Y solo un autor puede conocer mejor que nadie su propia obra. Lo cual es completamente ridículo. Pero estas ridiculeces encantan a la gente. Vivir gremializado es encantador. El cerebro apenas consume energía.

Jesús G. Maestro 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...