Caricaturas y fundamentalismos científicos

Icásticas teselas

El divorcio entre ciencias humanas y ciencias naturales es hoy monstruoso, abismal, casi absoluto. Hasta tal punto que las ciencias humanas parecen haberse convertido por sí solas en un tercer mundo semántico. Excusemos hablar de aquellos intelectuales que han apostado incluso por ideologías políticas históricamente fracasadas, como el caso de Saramago por el comunismo, incluso a comienzos de nuestro siglo XXI. Este es también el momento propicio de actividades e informes pseudocientíficos, con frecuencia de matriz o hechura anglosajona (se apela a que se trata de “estudios” elaborados en “prestigiosos” departamentos universitarios de algún lugar de usa, por ejemplo), del tipo “un estudio científico demuestra que los hombres son más estúpidos que las mujeres”, hechos que alcanzan difusión precisamente a través de la caricatura a la que los someten —no sabríamos decir si consciente o inconscientemente— los medios de comunicación, al exhibir sus resultados como noticias de sucesos u ocurrencias en la prensa impresa y digital. Pienso, por ejemplo, en la noticia que se publica en varios medios de comunicación en diciembre de 2014, según la cual “un estudio del British Medical Journal revela que las formas más ridículas de morir por acciones insensatas y absurdas están protagonizadas por varones”. Es, en suma, un ejemplo de propaganda andrófoba y pseudocientífica, confitada de presunto prestigio académico anglosajón.
El resultado generalizado de todo este tipo de hechos es, irremediablemente, el hundimiento de la teoría y de la gnoseología de las ciencias humanas. Cuando se piensa desde la retórica y desde la tropología, el resultado solo puede aceptarse en términos eufónicos y lúdicos, pero no críticos. Sofística no es Filosofía. Ciencia no es ideología. Las Ciencias actuales no están para tropos de intelectuales ociosos. Bien predica quien bien vive. Las interpretaciones científicas no pueden dejarse a merced de intelectuales, porque esta clase de sofistas no sabe qué hacer con ellas.


Vigo, Editorial Academia del Hispanismo, 2015, p. 75.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...